La psoriasis reumática

Actualizado: 30/05/2017

La psoriasis reumática, también conocida como psoriasis reumatoide o reumatismo psoriásico, es una variante rara de la enfermedad que se presenta en un 5% al 30% de los casos de pacientes afectados por psoriasis.

Esta afección puede ocurrir indistintamente en el género masculino o femenino y se estima que su aparición se presenta en personas que oscilan entre edades promedio de 30 a 55 años.

Es una enfermedad que pertenece a la familia de las reumáticas crónicas y que se caracteriza por una inflamación de múltiples localizaciones, sumada a lesiones propias de la psoriasis, con manchas rojas cubiertas de escamas blancas.

psoriasis reumaticaPese a que los hijos de personas que hayan padecido esta clase de psoriasis son mucho más propensos a padecerla, no se ha encontrado aún evidencia científica que determine certeramente una relación genética de la enfermedad.

Son diferentes los términos científicos con el que se refiere a este tipo de psoriasis e incluso se dan variantes mixtas de la complicación.

Síntomas de la psoriasis reumática

La parte inflamatoria de la enfermedad puede afectar de forma crónica la mayor parte de las articulaciones, evolucionando durante años.

Sus principales síntomas son:

Lesiones en la piel de psoriasis vulgaris (manchas rojas por lo general cubiertas por escamas blancas) que principalmente afectan a los codos, rodillas y la parte baja de la espalda.

Inflamación de varios tipos de articulaciones, pudiendo ir desde las grandes hasta las de los dedos de las manos o de los pies e incluso de la columna vertebral, pudiendo variar según la forma de la enfermedad.

Aumento del volumen articular.

Rigidez (especialmente matinal) de las articulaciones.

– Algunas veces presencia de dolor.

– En ciertos casos puede haber inmovilización progresiva de articulaciones (anquilosis) y posibles deformaciones.

Basta de Psoriasis

Demás está decir que, con todos estos síntomas, la psoriasis reumática puede llegar a ocasionar grandes dificultades en la vida cotidiana de los pacientes.

Cuando los dedos se ven afectados, hay una gran probabilidad de que las articulaciones de las falanges no puedan ser más utilizadas.

No se ha encontrado relación alguna entre las inflamaciones articulares y la aparición de las manchas rojas, pero lo que sí está claro es que en el 70% de los casos ya existían lesiones psoriásicas cuando aparece el daño articular (a veces muchos años antes).

Sin embargo, en el 10% de los casos las lesiones articulares aparecen antes que las cutáneas y en el 20% aparecen simultáneamente.

Tratamientos

Por lo general, el tratamiento médico de este tipo de psoriasis es orientado a combatir el dolor y la rigidez producidos por la inflamación articular, además de evitarse el endurecimiento de las articulaciones.

Para esto son administrados anti-inflamatorios no esteroideos y analgésicos.

En los casos más serios, en que los analgésicos no hagan efecto para calmar el dolor, es posible efectuar infiltraciones con corticoides.

Con la sinoviortesis, es posible inyectar un producto directamente en la membrana sinovial que recubre la articulación afectada.

Además, hay otros tratamientos, como la terapia térmica (uso de calor y frío), o la kinesiterapia y la reeducación funcional, que en algunos casos pueden ayudar no sólo a calmar el dolor, sino también a evitar posturas incorrectas.

Cremas, pomadas y geles pueden ser utilizados para tratar las lesiones cutáneas, así como remedios naturales.

Espero estas informaciones sobre la psoriasis reumática te sean de bastante utilidad para comprender mejor la enfermedad.

También te recomiendo que veas:

> Un método natural que me ayudó a eliminar la psoriasis.

¿Te gustó esta entrada? Compártela con tus amigos:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *